libros 2020

Libros para despegar en el año

Los veinte libros que marcarán el arranque de 2020

De autores veteranos en nuestras librerías como Salman Rushdie, Almudena Grandes, Toni Morrison o Claudio Magris a nombres novedosos en España como Ocean Vuong, Bernardine Evaristo, Hernán Díaz, Miriam Toews o Nelly Arcan

La cuesta de enero es siempre un poco más empinada para el sector editorial, que debe afrontar con estoicismo la comprensible caída de ventas que llega tras la campaña de Navidad. Por eso, los primeros títulos que llegan a las librerías tras la resaca que dejan los Reyes, esas novedades con las que atraer, de nuevos, a los lectores, deben brillar más que las luces navideñas de Abel Caballero y José Luis Martínez-Almeida juntas. Y, a juzgar por el despliegue de los distintos sellos, los «felices años veinte», hayamos o no arrancado década, lo van a ser especialmente en lo literario, al menos en el comienzo del año, que es hasta donde, por ahora, podemos leer, y nunca mejor dicho. Sin ánimo de que esta lista haga honor al significado que el término tiene en su vertiente adjetival, aquí van veinte libros –imposible resistirse al juego numérico con el año en cuestión– a los que seguir la pista de aquí a primavera.

Ficción

Almudena Grandes, uno de los grandes nombres de la novela española actual, regresa a las librerías con «La madre de Frankenstein» (Tusquets), nuevo título de su serie «Episodios de una guerra interminable». Grandes se inspira en Aurora Rodríguez Carballeira para narrar la historia de una pareja en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos (Madrid) en 1954. También vuelve a la novela Elvira Lindo, aunque en este caso tras una ausencia de diez años. «A corazón abierto» (Seix Barral) se titula un libro en el que la autora «recuerda e inventa» para contar la vida de unos padres que, sí, podrían ser los de cualquiera.

Con Lindo comparte editorial Salman Rushdie, que en su nueva obra, «Quijote» (Seix Barral), ofrece una original relectura del clásico de Cervantes adaptada, eso sí, al siglo XXI, pues su intención no era otra más que satirizar la situación actual de Estados Unidos, «país al borde del colapso moral y espiritual». Un escenario que también recrea, pero en este caso en plena Fiebre del Oro, Hernán Díaz en «A lo lejos» (Impedimenta), el debut de este autor de origen argentino pero infancia sueca que ha logrado firmar un wéstern literario que podría pasar por clásico.

Siguiendo con revelaciones, imposible no mencionar a Bernardine Evaristo, que compartió con Margaret Atwood el Man Booker del año pasado por una obra tan excepcional como sorprendente: «Mujer, niña, otras» (AdN). En la misma línea sorpresiva, la canadiense Miriam Toews y su «Ellas hablan» (Sexto Piso), basada en el caso real de ocho mujeres que viven en una aislada comunidad menonita. Voces silenciadas, pero tan potentes como la de la canadiense Nelly Arcan, cuyo suicidio en 2009 no logró eclipsar su obra, de la que ahora nos llega «Loca» (Pepitas de calabaza), una incómoda reflexión sobre el amor que queda cuando el amor se acaba.

Sin abandonar el tono dramático, pero bañado de lirismo y, sobre todo, una portentosa imaginación, Max Porter nos regala «Lanny» (Literatura Random House). El escritor británico, editor, además, de Granta y Portobello Books, vuelve a demostrar (si pueden, háganse con su debut, «El duelo es esa cosa con alas») que está dotado para la más alta sensibilidad literaria al narrar, sin caer en la fábula fácil y paternalista, la historia de un niño muy especial que convive, en un pequeño pueblo inglés, con la leyenda del monstruo Papá Berromuerto.

Un cuento con forma y fondo de novela que bien podría haber ideado Etgar Keret. El israelí es un maestro del género corto –que no menor–, en el que tan difícil es brillar como fácil pifiarla. Con un título tan prometedor como «Avería en los confines de la galaxia» (Siruela), Keret reflexiona sobre nuestra incapacidad para comunicarnos y hasta nos da pistas para solucionarlo. La guinda de la ficción son los nueve relatos con los que Caroline Lamarche ordena el caos reinante, que le valieron el Goncourt en 2019 y Tránsito publica en España con el título de «Estamos en el borde».

No ficción

Bret Easton Ellis, «enfant terrible» de la literatura estadounidense, no deja títere con cabeza de la cultura popular y la actual sociedad en «Blanco» (Literatura Random House), su regreso a la narrativa tras nueve años. Aunque la joya de la corona en lo que a reflexiones se refiere es «La fuente de la autoestima» (Lumen), libro póstumo de la Nobel Toni Morrison que se nos presenta como un memorable legado intelectual y moral. Pocas páginas, pero igualmente valiosas, componen «¿Será que soy feminista?» (Literatura Random House), el ensayo en el que Alma Guillermorpieto se pone frente al espejo de Chimamanda Ngozi Adichie.

Otra feminista de armas tomar, Maryse Condé, vuelve a hacer memoria en «La vida sin maquillaje» (Impedimenta), deteniéndose, esta vez, en el apasionante relato de su juventud. Y de recuerdos, precisamente, están plagadas las «Instantáneas» (Anagrama) de Claudio Magris, breves pero memorables instantes en la vida del italiano. Una suerte de diario, al fin y al cabo, pero sin ser tan fiel a la escrupulosa forma del dietario como Héctor Abad Faciolince en «Lo que fue presente» (Alfaguara), donde el colombiano repasa su trayectoria creativa en parte, ya que viene con fecha de inicio y fin: 1985-2006. Clase tan magistral del oficio narrativo como la que Ursula K. Le Guin dejó en sus «Conversaciones sobre la escritura» (Alpha Decay) con David Naimon.

Poesía

Como cierre, dos joyas: «Días en blanco» (Plaza & Janés), la obra poética completa de José Luis Sampedro, un tesoro hasta ahora desconocido, y «Canción negra» (Nórdica), último libro inédito de Wisława Szymborska.

 

No hay comentarios aún.

Deja un comentario

Compra de libros para enviar fuera de España ponerse en contacto : librosveaylea@gmail.com Descartar